Con cada uno de los ciclistas que entreno, tenemos un Excel en común.

En él está todo lo que tenemos hecho, planificado y hablado. Yo lo mando preparado y el ciclista lo devuelve relleno, sobreescribiendo los archivos cada vez.

He huído de lo típico en la actualidad, las zonas de entrenamiento de Coggan y su TSS, porque tienen algunos errores que explicaré en próximas entradas. 

No elaboro planes modelo: cada planificación está pensada para un único ciclista en un momento de la temporada, con unas características y compromisos diferentes al resto de personas. Elaborar planes así de personalizados requiere una cantidad de tiempo y estudios.

La comunicación con el deportista puede ser diaria, medinte emails, whatsapp, facebook… lo que sea más rápido o cómodo.

Mis pautas sobre nutrición y aspectos relacionados con la salud y el rendimiento suelen ser diferentes a lo que se considera estándar. Es un mundo que está en plena transformación y quienes no sean capaces de cambiar sus antiguas creencias no van a triunfar.

Además, considero que ser una persona sana es un requisito para ser un atleta fuerte, y por tanto un buen atleta es una persona sana. El entrenamiento debe redundar en una mejor calidad de vida.

Por último, está el aspecto mental, quizá el más importante. Un requisito de los entrenamientos es que al atleta le tienen que motivar y gustar, tiene que disfrutar entrenando. Hay muchos caminos para llegar al máximo rendimiento, y es el deportista quien debe elegir algunos. Por eso, los entrenamientos se diseñan entre entrenador y atleta, y es este último quien tiene la última palabra (al fin y al cabo, es quien lo va a sufrir).

ecas13

Anuncios